Una mujer maltratada denuncia falsas maltratadas y centros lavadores de cerebros.

…”El negocio es para quienes poseen el centro y para las que se rompen una mano y dicen que ha sido su marido, consiguiendo así la vivienda de protección oficial, que les amueblen el piso, y hasta un contrato en la cadena VIP por ser mujer maltratada y así ahorrarse ellos la Seguridad social de dicha trabajadora.

Nadie sabe, salvo ellos y ellas, todo el submundo que mueven las subvenciones, no saben cómo nos manipulan a las maltratadas, cómo se aprovechan incluso de nosotras, y cómo nos silencian para que, las que somos honradas, no denunciemos los hechos. Mi abogada tuvo que amenazarles y ellos a su vez me amenazaron a mí con quitarme a mis hijos si denunciaba las anomalías que existían.”…

Testimonio completo:  Me animo a contar mi historia al comprobar que en esta asociación no sólo se busca una idea de justicia en femenino, aquí la justicia es justicia sin mirar si se aplica a hombre o mujer, eso me gusta.

Me casé muy joven, demasiado, a las 18 años. Es la eterna historia, te enamoras, no haces caso a nadie, ni siquiera a tus dudas internas, y decides dar ese importantísimo paso hacia no se sabe bien dónde.

Primero pensé en que deberíamos vivir juntos, conocernos bien, pero mi novio me dijo que mejor que no, que él estaba seguro, que si yo empezaba dudar es que no le quería tanto como él a mi…yo le dije que ¡para nada!. Casi se mostró ofendido, ahora entiendo su reacción. Mi madre, muy católica, casi sufre un infarto repentino cuando le hablé de convivencia pre matrimonial, así que me vi obligada socialmente a casarme si o si ya que vivíamos en ciudades alejadas, mi novio me dijo que eso rompería y minaría nuestra relación, yo le creí, no pensé que el amor de verdad lo resiste todo, si lo hubiera pensado hoy no estaría escribiendo esto.

La boda se organizó en menos de dos meses, casi sin darme cuenta era señora de… El día de la boda fue desastroso, todo salió mal, pero yo era feliz pues pensaba que había unido mi vida al hombre hecho a mi medida, el que había elegido mi corazón. Era mi mejor amigo, sólo habíamos sido novios 13 meses, yo creía saberlo todo de él, pero no. En la fiesta tras la boda, con nuestras respectivas pandillas celebrando nuestro enlace él me hizo la primera prohibición, no podía volver a bailar. Resulta que un baboso de esos se había puesto a revolotearme y él dijo que la culpa era mía, tuvimos una bronca y una noche de bodas de las que no desea nadie, espalda con espalda.

En la luna de miel también hubo prohibiciones. Yo me quedaba bloqueada cuando me gritaba porque él era mi mejor amigo, siempre me había respetado y apoyado, siempre había defendido mi libertad e individualismo, pero este hombre parecía otro, no era el hombre del que yo me había enamorado. Fuimos de viaje a un lugar con clima tropical, y aunque era invierno, allí los 37 grados hablaban de verano, así que la gente se bañaba en las playas y piscinas, yo quise hacerlo y…en invierno nadie se baña, me espetó. Ya no discutí, porque empezaba a no entender nada.

A los 20 días, me gritó por primera vez en público, me insultó con adjetivos como: eres un estorbo, una inútil, una hija de puta, un día te parto la cara. Yo, rodeada de gente que me miraba, eran vísperas navideñas, Puerta del Sol, frente al puesto de Doña Manolita, la gente de repente se calló, nos miraban, me sentí pequeñita, diminuta, me sentí una mierda, débil, indefensa, sin saber qué hacer, qué decir. No concebía el devolverle al hombre que quería, a mi marido, semejante trato en público. Así que, en silencio, me di la vuelta y tomé el metro, sólo rompí a llorar cuando las puertas del vagón se habían cerrado, cuando sabía que mi marido no me iba a ver llorar, eso se convirtió en costumbre, muy pocas veces me vio llorar.

Tú no eres consciente del camino que sigues con estos sucesos y reacciones. Él luego te viene llorando, pidiendo perdón, que te ama, que eres la mujer de su vida, pero que tiene muy mal pronto, que yo tengo mucho carácter y que le saco de sus casillas. Que lo que dice no lo piensa, ni lo siente, que no lo tomes en cuenta. Tú perdonas, te sientes mal por haberlo provocado, y sigues. Nunca debe perdonarse, nunca.

A los dos meses me levantó la mano y directamente me llamó puta porque un amigo suyo le había dicho que yo estaba buena, qué culpa tendría yo de lo que decía ese tipo, al cual jamás le había dirigido la palabra…para mi marido, yo era una puta que iba provocando, aunque yo por aquel entonces, porque era la más o menos moda, lucía vaqueros 4 tallas más grande, pintados, rotos en las rodillas y bajos, y camisetas masculinas las cuales no ceñían absolutamente nada de mi cuerpo.

Esa vez empecé a hacer la maleta para irme con mis padres. Él lloró lo indecible, incluso hizo intento de tirarse por el balcón, yo, le perdoné.

No voy a relataros los años, y años y más años que aguanté esta situación, ni cómo se degradaba cada día, cómo dejas de ser tú para ser lo que él quiere de ti, cómo dejas de pensar para obedecer el pensamiento del otro, como te anulas y cómo te aíslan para que seas un animal indefenso escondido, hecho un ovillo esperando la siguiente patada y la posterior caricia.

Hubo violaciones, insultos diarios, empujones contra un balcón, una pared, hubo hasta una navaja en mi cuello, y yo me hundí. No pensaba ser una mujer maltratada porque no me había puesto ojos morados, ni mandado a un hospital, no fui consciente hasta que un especialista lo detectó.

Tuvimos hijos, a ellos no les pegó, salvo cuando empezaron a intentar defender a su madre. El pequeño, luego me lo contó, venía por las noches a nuestra cama para evitar oír a mamá llorar me dijo. Y es que cada noche llegaba la maldita hora de irse a dormir, y él nunca quería dormir…Muchas veces me hizo dormir a los pies de la cama porque no servía ni para satisfacerle me decía, y yo, acurrucada como un perro, dormía en el suelo, desnuda, en invierno y en verano.

No puedo dar muchos datos pues sigo teniendo problemas con él, y creo que esto es una suerte de cadena perpetua. Pero acabé en un centro de acogida para mujeres maltratadas, otro infierno.

Allí todas estamos traumadas, solas, pero están las otras, las que están porque es el negocio de sus vidas.

El negocio es para quienes poseen el centro y para las que se rompen una mano y dicen que ha sido su marido, consiguiendo así la vivienda de protección oficial, que les amueblen el piso, y hasta un contrato en la cadena VIP por ser mujer maltratada y así ahorrarse ellos la Seguridad social de dicha trabajadora.

Nadie sabe, salvo ellos y ellas, todo el submundo que mueven las subvenciones, no saben cómo nos manipulan a las maltratadas, cómo se aprovechan incluso de nosotras, y cómo nos silencian para que, las que somos honradas, no denunciemos los hechos. Mi abogada tuvo que amenazarles y ellos a su vez me amenazaron a mí con quitarme a mis hijos si denunciaba las anomalías que existían.

Los centros para mujeres maltratadas tienen subvenciones, claro, por cada mujer una cantidad de dinero mensual, y por cada niño otro tanto. Hay conciertos con colegios para que los niños puedan incorporarse a clases de un día a otro y también está subvencionado. El día de la mujer hay fiestas organizadas por grupos políticos y su corte feminista donde nos usan de propaganda electoral, nos usan, ¡si! lo digo muy claro. Nos llevan a la fiesta, estamos el tiempo concertado y luego nos devuelven al centro, como monos de feria, a nosotras, los niños se quedan en el centro.

En el centro una psicóloga nos ve convivir y de vez en cuando habla con nosotras y los niños, luego emite informe al juez para nuestros respectivos juicios. Los informes, los apoyos, van en consonancia con tu grado de sumisión a las normas del centro, a sus requerimientos y a tu grado de lealtad hacia ellas. Te hacen espiar a las compañeras, te prohíben tener amigas porque, según ellas: “si os matan, y tenéis demasiado trato, nunca sabremos qué marido os ha matado…” Por eso, cuando detectan demasiada amistad, nos separan, a mí me separaron de dos amigas.

Hay mujeres que de maltratadas pasan a maltratadoras, reproducen la actitud de sus maridos, sus adicciones (en muchos casos las hay) e incluso pegan a sus niños. Yo no soportaba eso, yo había huido de eso, y no podía consentir que pegaran a alguien indefenso delante de mí. Una vez me encaré a una madre, maltratada de verdad, porque lanzó a su pequeña de 4 años al suelo, pudo haberla matado, y todo porque la pequeña, víctima de abusos sexuales para colmo, no quería comerse el yogurt…Le dije que si no recordaba porqué estaba ahí, que si a ella no le gustó que le pegaran, porqué acababa haciendo exactamente lo mismo, y por supuesto, le dije: la próxima vez yo seré la que te lance a ti, para que recuerdes lo que se siente. La responsable del comedor dio queja de mi actitud, y me dijo que yo, consentía a mis hijos, y que esa señora, si sabía imponerse ¿yo estaba loca? ¿Qué pasaba aquí? Mi rebeldía me hizo tener muchos problemas y estuve sólo 6 meses, no puedo explicar más por mi seguridad. En esos meses, fueron unos cuantos casos los que todas sabíamos que eran falsos, creo que hasta las gestoras del centro lo sabían. Las timadoras eran las más listas, salían con 300€ del centro en efectivo, con casa, con trabajo, con cursos remunerados y el amparado de los servicios sociales de donde fuera a residir. Todo esto antes de las leyes de violencia de género, ahora ya no quiero ni pensar en qué se ha convertido esto.

Las maltratadas, las tontas, solemos irnos sin nada, atemorizadas, coaccionadas por el ex y por el sistema, vigiladas por los servicios sociales y con el temor de que te quiten a tus hijos, sin dinero y sin amparo de la familia porque antes no te creían. Y con un lavado de cerebro bestial en contra de los hombres, lo que más retumba en mis oídos es: Vosotras ya no podéis pensar en rehacer vuestras vidas, las maltratadas volvéis a buscar un perfil de hombre maltratador, cualquier hombre del que os enamoréis acabará maltratándoos, hay un maltratador siempre escondido dentro de los hombres. Así que no busquéis a otro hombre en vuestras vidas.

Mentían. Con el tiempo conocí a un hombre, y eso que no quería saber nada de ellos, empecé a odiarlos porque además, como he dicho al principio, sigo teniendo problemas con mi ex marido. Conocí a un hombre, a uno de verdad, con él he aprendido que para un hombre de verdad, una mujer es sagrada, se la cuida, se la respeta, se la ama. He aprendido que para el hombre que te ama no eres un objeto sexual, eres compañeras y ser amado y deseado, que el amor es cosa de dos, no de la necesidad o requerimiento de uno, y que uno puede discutir sin faltarse al respeto ni hacer daño. Tengo al mejor hombre del mundo a mi lado, no es cierto que todos los hombres tengan a un maltratador agazapado en su interior, más bien pienso que todo hombre tiene un niño pequeño dentro deseando ser despertado para ser consentido y amado.

Me ha costado años volver a ser yo, luchar mucho, han sido años de soledad, soledad porque la gente te deja sola por miedo a que te vengan a pegar un tiro y por estar a tu lado les peguen uno a ellos (eso me lo dijo mi ex mejor amiga)cuesta volver a confiar en una sociedad que aleja a sus hijos de los tuyos porque los tuyos son hijos de un ambiente marginal, marginal es denominado ser hijo de padres separados por maltrato, y duele mucho que tus hijos lloren porque fulanita o mengano no puede venir a casa porque mi papa pegaba a mi madre y sus padres no quieren que sea mi amigo. También duele que a todas nos traten de víboras estafadoras, me consta la manipulación interesada del maltrato, pero no os olvidéis de las que somos maltratadas de verdad.

Yo no quiero ser una maltratadora y ojalá quien juega con las denuncias de maltrato sufra el mismo castigo que el maltratador, pues, ¿no es denunciar falsamente, maltratar psicológicamente a alguien?

El terror de la mano que se alza, de la boca que hiere en el alma, de los pasos que se acercan con la fuerza del enfado, o el de que se dé cuenta de que aun estas despierta en la cama, no se lo deseo a nadie y no deseo que se juegue con ello, que se banalice, o que se fabriquen más maltratadores de los que ya fabrica la naturaleza, maltratadores que pueden ser como mi ex o como esa madre que lanza por el aire a su hijo o las que se habían preñado para poder pedir más a los servicios sociales.

Los hombres no son culpables por el hecho de ser hombres, las mujeres no somos inocentes tan sólo por nacer mujeres.

Si te hiere con la palabra, no esperes a que lo haga con la mano, hay una vida maravillosa esperándote siempre, sólo debes confiar en ti y construírtela, por ti y por tus hijos, hayan nacido o no.

Gracias por prestarme vuestra atención
Fuente: http://circuloatenea.com/2013/09/12/una-mujer-maltratada/comment-page-1/

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Dictadura de género. Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a Una mujer maltratada denuncia falsas maltratadas y centros lavadores de cerebros.

  1. Xuan Matta dijo:

    Desgraciadamente este es un caso mas de los que nunca salen a la luz, existe un sistema corrupto que debe de desaparecer y no ser reinstalado nunca jamas. gracias por tomarte el tiempo y tener el coraje de denunciar a estas lacras de nuestra sociedad, espero y se pueda hacer algo en contra de las que denuncian falsamente, y aquellos que estan dentro del sistema que apoyan tal conducta, saludos!

  2. gabriel dijo:

    ya he leido el articulo . es mas!! lo colgue en el face. yo soy victima de las falsas denuncias .

  3. Pingback: Páginas más vistas en estos primeros 5 meses de “Los españoles se merecen saberlo, por la Paz y la verdadera Igualdad en España!” | Los españoles se merecen saberlo, por la Paz y la verdadera Igualdad en España!

  4. alex pereyra. dijo:

    Mi ex y su hijo mayor me quisieron chantajear con eso del maltrato,hasta fingieron ser victimas de violencia durante una llamada telefonica,tuve que llamar a la policia de emergencia y luego de una corta entrevista y confrontar un testigo dijeron que todo era falso;solo para hacerme quedar en falta y quitarme acceso a mi menor hijo.muchas mujeres hacen uso de estos hechos para ganar una lucha en corte o quedarse con la casa y criaturas,los centros que la ayudaron tuvieron la conciencia de aconsejarla que obtenga ayuda del gobierno como mujer maltratada,toda unaa farsa para explotar los servicios del estado,quien nos defiende o protege?.ahora vivo feliz y tengo acceso que deseo a mi menor hijo.hay que ser fuertes y hacer valer nuestros derechos.

Comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s