Pacto de Estado contra la VIOGEN (I): Asesinando el juicio justo

El timo del género

Una de las muchas aberraciones que han firmado nuestros políticos en un pacto de Estado contra la Violencia de Género, que podría llamarse de la vergüenza, es evitar que la presunta maltratada declare en sucesivos lugares dando su versión, de forma que lo contado a la policía quede automáticamente corroborado ante el secretario del juzgado y finalmente frente al juez. Testimonios concordantes que se le exigen a todo hijo de vecino por puro sentido de la justicia y que se le van a ahorrar a la presunta maltratada, que le vale con una única declaración.

Los perpetradores de esta aberración legal fundamentaban esta prebenda irresponsable con el argumento buenista de que “la pobre maltratada sufre, una y otra vez, recordando los terribles momentos y bla, bla, bla”. Y de esa forma se le protege ante tanto padecimiento. Como si el padre o madre de un asesinado no sufriera, por…

Ver la entrada original 851 palabras más

Anuncios
Esta entrada fue publicada en informes oficiales, Violencia Doméstica. Guarda el enlace permanente.

Comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s