Llamadles Fanáticos

El timo del género

Estamos recogiendo lo que era de esperar. Si como hortelanos hemos sembrado el campo de malas hierbas o, sin fomentar su crecimiento, tampoco hemos hecho nada por impedirlo, lo lógico es que estas proliferen y nuestra cosecha sea exactamente de hierbajos amargos y no de lechugas.

Y digo esto al hilo de todos esos grupúsculos violentos cuya idea de la democracia consiste en vulnerar los derechos fundamentales ajenos y justificar sus acciones violentas con afrentas arcaicas, impostadas o inexistentes.

Cuando me he encontrado con “bandas de la porra” que me impedían debatir, hablar o presentar el libro de mis desdichas, eran siempre gente joven, hijos del capitalismo material y de un marxismo cultural imperante que justifica, con su mesianismo salvador y reparador de injusticias lejanas e imprecisas, cualquier injusticia cercana y concreta muchísimo mayor. Gente con comportamientos totalitarios que han sido asignados siempre al fascismo y nunca al leninismo…

Ver la entrada original 462 palabras más

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Dictadura de género. Guarda el enlace permanente.

Comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s