NO TIENE GRACIA. PERO NO VOY A RENDIRME

Alejandra Dávila

¡Comencé un blog con tanta ilusión! Tenía como objetivo contar mi historia. Quería estar acompañada en esos momentos en los que te quedas solas con eso tan criticado, pero imprescindible: las redes sociales. Yo no lo critico. Es más criticable la hipocresía; incluso el pudor mal interpretado de los que las utilizan de incógnito. Mi deseo e ilusión era transmitir una experiencia de esperanza y lucha compartida. Algo, mi cáncer, que, aunque estaba todavía ahí, me sonaba ya ha pasado. Os he contado mi experiencia, mi tragedia, mi muerte, pero siempre con final feliz. Todo iba bien, con feliz desenlace.

No podía comer. No tenía voz. No podía gritarle para desahogar mi furia. Pero veía el final de todo con esperanza.

Todo de repente ha cambiado. Dicen que esta enfermedad es así. Ahora tengo que resetear y volver al punto inicial.

Entré hace una semana en un quirófano. En…

Ver la entrada original 355 palabras más

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Dictadura de género. Guarda el enlace permanente.

Comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s