LA FALACIA DE LA VIOLENCIA MACHISTA.

Artículo de criminólogo ASTAROTH STRIGOII:

Permitan que, esta vez, dedique el presente a tratar de razonar y cuestionar una habitual consigna y “dogma” sobre la violencia de género en España.

Para empezar, demos por sentado que no pienso entrar en las guerras de cifras ni en las particularidades de casos sobradamente mediatizados, vaya por delante que trataré de ir a la esencia del fenómeno de la violencia y de su connotación machista, tratando de delimitar este tipo de actos encuadrando las conclusiones bajo un prisma puramente criminológico.

Vemos diariamente que todo acto de violencia hacia una mujer, desde la mera agresión, psicológica, física y verbal se etiqueta de violencia machista o de “género” dando por hecho que todas estas acciones provienen de la ancestral sociedad patriarcal que ha oprimido a la mujer durante siglos, haciendo que el varón se considere superior a la mujer y la considere “de su propiedad”. No vamos a negar que existe un tipo de violencia machista en este sentido, pero no en todas las situaciones como parece que se quiere hacer ver.

Esta determinación es una inducción totalmente errónea desde la misma esencia del hecho criminal en sí. Esta mañana, sin ir más lejos, oigo por la radio que aparecen en un piso de una población de Madrid los cadáveres de un hombre y una mujer. Se relata que la mujer aparece con un fuerte golpe en la cabeza y el varón no presenta signos evidentes de violencia. Por lo anterior, el locutor indica que se puede tratar de “otro caso” de violencia machista, al poder ser que el varón tras matar a su mujer decidiera quitarse la vida. 

Está claro que se trata de asociar un asesinato cometido por un varón hacia una mujer siempre con la premisa de la violencia de género, sin pararse a buscar otros posibles móviles, como si de repente todas las causas criminales en esta dirección (varón mata a pareja mujer) tengan que ver con la violencia de género. Les animo, queridos lectores, a que me acompañen desmontar fácilmente esta falacia.

Todo crimen es susceptible de ser motivado por un móvil, es básico para cualquier investigación criminal. Tenemos que valorar en la escena del crimen el peso de la relación entre víctima y agresor o asesino si es el caso. No podemos aceptar que todas las acciones criminales de un hombre sobre su pareja tengan por móvil los celos, situaciones de maltrato físico o psíquico… porque sencillamente no siempre es así. Un ejemplo muy claro es aquel cónyuge que decide asesinar a su pareja por motivos económicos. Ésta situación se puede dar en ambas direcciones pero resulta que si es el varón el que acaba con su pareja mujer se metería dentro de la estadística de la violencia machista, cuando realmente su interés es el dinero. La cuestión referente a esto es que si fuera al revés no se tendría como violencia sobre el hombre, eso como ya sabéis muchos no existe…sin embargo la historia de la criminología nos ha mostrado verdaderas viudas negras que han matado serialmente a sus maridos por motivos económicos. Fuera del ámbito puramente homicida, tenemos el caso de los forcejeos, situaciones de alta tensión en la pareja en el que se llega a una agresión mutua, o una agresión verbal por ambas partes. Existen sentencias muy interesantes al respecto pero sobre la práctica, básicamente, se condena al varón por violencia de género, cuando esa persona nunca ha manifestado ni ha sido maltratador. Simplemente una situación puntual ha terminado superándole. Si pasa en el sentido contrario estamos ante una mujer desquiciada, que no ejerce la violencia sino que se comprende esa ofuscación. 

Para no aburrirles más, les invito a reflexionar sobre ello. Como de un investigador se tratase, les animo a buscar el “móvil” de crear esta falacia y como tal, para buscar a los “culpables” deben de averiguar quién o quienes se benefician de ella… engordando a este fenómeno un número de actos criminales que realmente no lo son. Seguramente se expliquen y entiendan, de esta forma, la visión distorsionada de la violencia de género que esos culpables se empeñan en mostrar.

ASTAROTH STRIGOII

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Dictadura de género. Guarda el enlace permanente.

Comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s